CAUSAS DEL DIVORCIO

CAUSAS DEL DIVORCIOCuando las personas se unen en matrimonio piensan que este nexo durará para toda la vida. Lamentablemente esto no siempre es así: Las diferencias y coyunturas adversas resquebrajan algunas relaciones y estando en plena modernidad las personas recurren a la separación. La realidad es que existen causas del divorcio como individuos y pensamientos albergan nuestro mundo.

Mantener una relación en pareja resulta un gran reto en la actualidad. La influencia de un mundo más globalizado, lleno de las largas jornadas y stress laboral aumentan las causas del divorcio. Las situaciones económicas de los países, los celos y las infidelidades completan un panorama aterrador para los que ansían la utopía del amor eterno. El cansancio, las disputas y las salidas rápidas parecen prevalecer.

No todas las disoluciones maritales son iguales, por lo que las disposiciones legales suelen cambiar según sea nuestro caso. Si hemos llegado al fin de la relación lo ideal es conocer los procedimientos jurídicos que existen para lograr un acuerdo satisfactorio entre las partes. Siempre por supuesto eligiendo abogados con experiencia cualificada en la materia.

Infidelidad ¿Pago de indemnización?

Cuando los terceros atacan las cosas no siempre terminan como lo esperamos. En nuestro país, algunos estudios indican que este es el país europeo donde se da un mayor número de casos de relaciones extramaritales. Según algunas proyecciones, esta es la primera entre las causas de divorcio en España.

Las ciudades con mayor número de infieles son Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Pareciera que la vida urbana es sinónimo de desliz. En caso de encontrarnos en una situación  de alevosía, debemos tener en cuenta que el próximo paso será llevar un proceso legal que amerita asesoría jurídica.

Cuando hay fuertes emociones de por medio, entonces las negociaciones se tornan difíciles. En el ínterin, se deben resolver cosas importantes para nuestro futuro: División de bienes (liquidación de los bienes gananciales adquiridos durante el matrimonio), indemnizaciones, régimen de convivencia y manutención en caso de tener hijos (pensión de alimentos de los hijos). Todo lo que se acuerde en cada uno de estos puntos será lo que constituya el documento del divorcio que se transcribirá en el convenio regulador del divorcio.

Stress Laboral: Causa silenciosa del divorcio

Aunque muchos no lo crean, la situación laboral y las funciones que desempeñamos pueden ser un detonante en nuestras vidas, en especial si estamos sometidos a una constante tensión. Este problema afecta a las parejas más de lo que creen. Algunos presentan síntomas de depresión, mal carácter, poca capacidad para establecer acuerdos, escasa comunicación, en incluso pérdida del apetito sexual.

Las dificultades económicas también producen stress. Y estando tensos es cuando es más fácil sucumbir a los placeres carnales de una nueva y renovadora compañía. Es por eso que detrás de toda separación, existe una etapa previa de dificultad emocional y afectiva, en donde los cuadros psicológicos de las personas son protagonistas.

Desatención y alejamiento

Tener mucho trabajo también es contraproducente. El no estar es un motivo que causa desgaste en los sentimientos de nuestra persona amada. Tener gran volumen de trabajo y cumplir horas extras hace que lleguemos cada vez más llegues tarde a casa para darle atención a la pareja y a los niños.

Entonces recortamos el afecto. Incluso en las peores coyunturas, el apoyo, la solidaridad y las atenciones son el motor que guía a un matrimonio en medio de turbulencias. Pero si lo interrumpes cultivas las condiciones para el abandono, el alejamiento y la desvinculación. Pronto tú esposa o tu marido te lo reclamarán e iniciarán las tensiones y peleas. El stress se abre camino y otra vez comienza el círculo vicioso del cual estamos hablando.

Monotonía

Aun estando siempre juntos, lo importante es cambiar. Un poco de inventiva y creatividad nunca está de más. Perderlo será alejarnos de los orígenes de la relación, cuando el veía el futo y ella lo disfrutaba o cuando tu aceptabas ir de compras con ella aunque fuese fastidioso. Ser creativo y ceder es una buena forma de crecer juntos.

Pero hacerlo todo igual no siempre será bueno. Este escenario solo es manejable para parejas libres, que confían en sí y que tienen el espacio para poder desarrollar sus metas personales. Sin embargo, nunca estará de más algo de cambio, incluso para los más conservadores. Todo dependerá del tipo de persona que sean y de las expectativas de vida que tengas. Adaptarse en todo caso es lo mejor.

Celos y violencia doméstica

Cuando la relación se convierte en algo tóxico, muchas veces la opción ideal es marcharse. Los celos, los reclamos y el control son otros de los factores que afectan más a las parejas en la actualidad siendo causa de divorcio finalmente. Anteriormente las mujeres no tenían otra opción, pero las reformas legales les han dado autonomía, libertad y poder de decisión.

Cuando hay golpes es mucho peor. Algunas personas deben escapar de un matrimonio para salvar sus propias vidas. Pasaba antes y pasa en la modernidad. Las víctimas no son solo las mujeres, pues hoy existen casos de hombres que son maltratados psicológicamente por féminas con delirios de poder. Ten cuidado, porque amor con violencia puede terminar en las peores tragedias.

Es importante que entiendas que las cosas cambian y que lo mejor es tratar de ser felices, en donde estamos o en donde estaremos. Cuando llega el desenlace el resultado siempre es el mismo: debemos divorciarnos y dividir las responsabilidades y lo conseguido juntos. Lo mejor es que tratemos de cerrar capítulo siendo cabales, racionales y negociando.

Negociar es bueno para el espíritu y para el bolsillo. De hecho, el divorcio por mutuo acuerdo permite realizar una separación amistosa y pactada, en donde las partes contratan a un solo abogado para redactar un convenio regulador. Menos euros y más convenio es quizás lo más conveniente para todos los involucrados en la coyuntura (sobre todo para los hijos e hijas).

Dominar la emocionalidad es difícil, pero existen buenas razones para hacerlo. En todo caso, si no pueden llegar a un acuerdo, entonces está el divorcio contencioso en el cual ambas partes llevarán sus casos e intereses hasta las últimas consecuencias legales. Sea como sea, pelear está de más, para eso se ha inventado el derecho. Déjalo todo en manos de tu abogado matrimonialista y comienza tu vida desde cero: Al fin y al cabo todos nos merecemos otra oportunidad.

Print Friendly
[Total:2    Promedio:5/5]

Escrito por 

Loroño Abogados es un bufete jurídico ubicado en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en nuestros despachos en Bilbao, en Getxo y en Barakaldo y en Madrid.

    Encuentrame en :
  • facebook
  • flickr
  • googleplus
  • linkedin
  • pinterest
  • skype
  • twitter
  • youtube
Compartir

Sobre Loroño abogados

Loroño Abogados es un bufete jurídico ubicado en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en nuestros despachos en Bilbao, en Getxo y en Barakaldo y en Madrid.
Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados