COMO ACTUAR SI UNA NOCHE DE FIESTA SE CONVIERTE EN TRAGEDIA POR UNA AGRESION EN LA DISCOTECA

AGRESION EN LA DISCOTECAUna agresión en la discoteca podría darle punto y final a esa fiesta que tanto disfrutabas con tus amigos. Es necesario saber qué hacer y cómo actuar frente a uno de esos desagradables escenarios.

Lo que se debe hacer en un caso de agresión

En caso de ser testigo o víctima de cualquier clase de agresión en la discoteca debes denunciar a la persona o grupo que la cometió de manera efectiva. Para ello lo primero que debes hacer es obtener pruebas y llamar a la Policía para que lleguen al lugar de los hechos y recojan la información de los testigos y otras pruebas de la agresión.

Es de gran ayuda verificar si existen cámaras de grabación en la zona que hayan podido captar las imágenes de los hechos. Esta evidencia audiovisual podría ser de gran peso a la hora de acreditar lo realmente sucedido en los tribunales.

Aunque no se trate de algo grave, si la agresión en la discoteca causa alguna lesión física hay que ir al hospital más cercano para conseguir un informe médico. De esta forma el médico dejará por escrito constancia de la existencia de unas lesiones ocasionadas durante la agresión.

Una vez que tengamos el informe con las lesiones, los testigos y las grabaciones, se debe acudir al Juzgado y poner la denuncia detallando todo lo sucedido. Toda prueba nutrirá nuestra denuncia. La información suministrada por las personas que presenciaron los hechos es valiosa.

En el caso de existir grabaciones, se tiene que indicar la ubicación de las cámaras. Así el juez que investiga los hechos podrá exigir al titular una copia de la misma con el fin de entregarla a los tribunales.

¿Cuáles son los castigos por este tipo de delitos?

Cuando los daños sufridos requieran tratamiento médico o quirúrgico se abrirá un proceso por delito de lesiones según el artículo 147 del Código Penal. Si estas lesiones pueden ser curadas sin necesidad de tratamiento se aplicará el artículo 13.3 que las denomina delitos leves.

Los delitos de lesiones pueden ser castigados con una pena de prisión de seis meses a tres años.

En caso de tratarse de delitos leves de lesiones, podrían generar una multa por un período de uno o dos meses, con una cota diaria que oscila entre dos y cuatrocientos euros.

El agresor tendrá que indemnizar a la víctima por todo el daño sufrido. La compensación económica será determinada por el parte de Sanidad del forense adscrito al juzgado de instrucción.

El informe pericial del médico del juzgado hará constar las lesiones sufridas, si han requerido tratamiento, los días de curación, los días impeditivos de la víctima, así como las secuelas que le quedan al perjudicado.

Los días moderados (antes denominados días impeditivos) son aquellos en los que la víctima deja de realizar sus ocupaciones habituales debido a las lesiones sufridas por la agresión.

La indemnización viene siendo aproximadamente unos 50 euros por día de curación moderado o impeditivo y 30 euros por día básico o no impeditivo.

Cuando el forense judicial deja constancia de la existencia de secuelas se puede reclamar la indemnización por secuelas tal y como resultaría en lesiones derivadas de otra clase de siniestros como sucede en los accidentes de tráfico.

También será posible reclamar otros daños derivados de la agresión en la discoteca, como pueden ser los daños materiales (ropa rota, daños en gafas, reloj, móvil…).

Agresión en la discoteca de Madrid

En el año 2011 la Audiencia Provincial de Madrid dictó la sentencia 268/2011 relacionada con una agresión en la discoteca. La víctima demandó al agresor y al local nocturno, reclamando una indemnización por las lesiones y las secuelas causadas.

Esta demanda contra el agresor fue admitida. El juzgado de Primera Instancia Número 50 de Madrid sentenció al agresor a que pagara 25.881,24 euros. En esta ocasión el Juzgado repudió la demanda de la víctima contra la empresa gestora del local.

La víctima llevó esta sentencia a segunda instancia mediante recurso de apelación en la Audiencia Provincial de Madrid. La Audiencia favoreció al agredido condenando al autor del delito y a la gestora de la discoteca. Tuvieron que pagar la cantidad de 60.000 euros por los daños recibidos.

Ambas partes fueron consideradas responsables de las lesiones. El agresor por la acción y la discoteca por no disponer suficientes medidas de seguridad. La duración y la previsibilidad de la agresión en la discoteca fueron los dos factores claves en los que se sustentó la condena.

El personal de la discoteca nunca tuvo la intención de detener la agresión. Esta duró aproximadamente un minuto. El cuerpo de seguridad no se molestó en intervenir para tratar de detenerla.

DISCOTECA PARTY LESIONESFue una amiga del lesionado quien avisó a los porteros para que actuaran. Aquí se evidenció la falta de vigilancia en el interior del establecimiento.

Según la Audiencia Provincial de Madrid, esta agresión pudo haberse previsto. El personal de seguridad debió haber hecho lo posible para evitar el acontecimiento.

El tribunal razona que la combinación de elementos como: la gran cantidad de personas, el consumo de alcohol y la celebración de la fiesta de nochevieja son varios de los ingredientes con los que se preparó el altercado en esta discoteca de Madrid.

Cualquier evento que sea considerado de riesgo, debe tener un plan de seguridad protocolizado y una vigilancia altamente cualificada. De lo contrario podría surgir una agresión en la discoteca que conlleve lesiones e incluso el fallecimiento de alguien.

Cuando el portero es protagonista de la agresión en la discoteca

Esto sucedió en las afueras de un local en Murcia llamado 609. En el vídeo se aprecia como el oficial de seguridad golpea y tira al suelo a Andrés Martínez. Un brutal puñetazo convirtió su noche en una tragedia.

La agresión sucedió en diciembre del 2016 y ya la víctima salió de coma. Sin embargo, sigue en revisiones con el forense porque parece haber perdido el olfato a raíz del golpe.

El nombre del agresor es Hristo I.K. Es de origen búlgaro y hasta la fecha  de hoy se encuentra en prisión provisional.

La acción cometida por el oficial de seguridad es considerada muy grave. La víctima sufrió “un perjuicio estético ligero, hemiparesia leve derecha, trastorno cognitivo y daño neuropsicológico leve”. Todo esto sin mencionar su pérdida de olfato.

Casos como este requieren de un experimentado conocimiento del derecho que posibilitará la reclamación de la máxima indemnización correspondiente por las lesiones y los otros daños sufridos.

En el bufete de Loroño Abogados se encuentran los mejores abogados penalistas para lidiar con delitos de lesiones. En nuestro despacho encontrarás la ayuda legal necesaria, las 24 horas del día, proveniente de verdaderos expertos en el área.

 

[Total:2    Promedio:5/5]

Escrito por 

Loroño Abogados es un bufete jurídico de letrados ubicado originariamente en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en todo el territorio español con presencia en despachos en Bilbao, Getxo, Barakaldo, Vitoria, Donostia, Pamplona Zaragoza, Las Palmas, Valladolid, Barcelona y Madrid.

    Encuentrame en :
  • facebook
  • flickr
  • googleplus
  • linkedin
  • pinterest
  • skype
  • twitter
  • youtube

Acerca de LOROÑO ABOGADOS

Loroño Abogados es un bufete jurídico de letrados ubicado originariamente en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en todo el territorio español con presencia en despachos en Bilbao, Getxo, Barakaldo, Vitoria, Donostia, Pamplona Zaragoza, Las Palmas, Valladolid, Barcelona y Madrid.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario