CÓMO VENCER EL MIEDO ESCÉNICO ANTE UN JUICIO DE FAMILIA

MIEDO ESCÉNICO ANTE UN JUICIO DE FAMILIA¿Tienes un juicio en ciernes y no sabes cómo será? ¿Tienes miedo escénico ante un juicio de familia?

Es común que cualquiera de nosotros, se sienta sumamente ansioso y nervioso al saber que deberá hacer frente a una situación totalmente atípica en su vida, como lo puede ser un juicio de familia o de cualquier otra clase; bien sea civil, penal, matrimonial… Si bien sabemos que el abogado suele preparar previamente al juicio, a sus clientes, para brindarles un toque extra de seguridad y confianza ante tan espectacular situación legal, a menudo resulta difícil vencer el miedo escénico ante un juicio de familia.

En este artículo, nos hemos dispuesto a recoger algunos consejos para aquellas personas más bien novatas en asuntos legales, que puedan llegar a sentirse, de alguna manera, inseguros o desorientados, frente a una situación de índole legal que le servirá frente a cualquier procedimiento.

En todo juicio legal, y haciendo referencia en esta ocasión, más concretamente al miedo escénico ante un juicio de familia (divorcios, separaciones, custodia de los hijos e hijas menores…), las decisiones finales y definitivas, suelen medirse de acuerdo con los documentos y con las pruebas periciales que son aportadas durante el juicio, de manera escrita. Si bien la actuación de las partes (demandante-demandado) no suele ser decisiva para perder o ganar el juicio, es posible que debido a sentimientos de inseguridad y temor frente a una situación desconocida, se cometan ciertos errores evitables, que podrían perjudicarte mucho durante el pleito legal y que trascienda por tanto a la resolución o sentencia.

Siempre se considera conveniente, que antes de enfrentar el juicio, en lo que se denomina “vista oral” en la jerga legal, puedas reunirte con tu abogado para poder discutir con él acerca de todo lo que sucederá en el trámite de la exposición judicial. De esta forma, tu abogado podrá informarte acerca de las partes en las que se divide el juicio, acerca de lo que dirá él y de lo que dirás tu, y claro está, te orientará acerca de lo que no es conveniente decir, y como actuará la otra parte. El Derecho de Familia suele tener términos muy simples a la hora de hacer referencia al aspecto legal, por lo que debería ser para ti, relativamente sencillo, poder entender y canalizar, de manera correcta, la situación y su fluir.

EL ESCENARIO Y LOS ACTORES EN EL JUICIO DE FAMILIA

Más conocido como “el tribunal”, por la mayoría de las personas inexpertas, el espacio físico en el que se lleva a cabo el enfrentamiento legal o juicio, suele denominarse “sala de vistas”.

En especial, los juzgados de familia, suelen concretar las citas judiciales en muy pocos días durante la semana, generalmente entre el martes y el jueves, y siempre en horario matutino. En el tablón de anuncios del juzgado, se te facilitará la agenda de cada día, en la cual podrás cerciorarte en detalle sobre la fecha y la hora exacta de tu cita legal, entre otros procedimientos judiciales que posiblemente se juzgarán ese mismo día. Generalmente, entre una cita y otra, no suele haber más de 15 minutos de diferencia. Es necesario que sepas, que si bien hay juicios que pueden suspenderse (aunque esto en rara ocasión sucede), también puede suceder que el procedimiento se extienda más de un cuarto de hora, retrasando todos los juicios posteriores a él, ocasionando así una acumulación de personas detrás de las puertas del juzgado.

 Cuando sea tu turno de tratar tu asunto legal, un personal del propio juzgado, saldrá al pasillo y dirá tu nombre en voz alta, para posteriormente pedirte tu DNI. Es sumamente importante que no olvides llevar al juicio tu documento de identificación.

Despues de cerciorarse que todas las partes están presentes en el juicio, se os invitará a acceder a la sala de vistas, en la cual se pedirá que todos los integrantes apaguen su teléfono. Este será el primer paso, al enfrentar un juicio legal.

Distribución de todas las partes del juicio, en la sala de vistas.

Para empezar, en la parte frontal y casi siempre en un estrado a un nivel más alto del piso, estará el juez, quien además de permanecer sentado durante todo el acto, será quien juzgue cada detalle de la situación. Tu abogado de familia sabrá de antemano qué juez será el encargado de tu juicio, y te podrá advertir sobre ciertos aspectos de su personalidad y sobre ciertas actitudes que podrían ser beneficiosas o no para ti, ante la máxima autoridad. Es necesario que sepas que un juez, no es más que una persona con los mismos derechos y obligaciones que tu, con los mismos conflictos familiares y rutinarios, que solo está allí, para decidir tu caso, como lo hará con cientos de otros.

Luego, a la izquierda del juez, usualmente encontramos a los fiscales, cuya presencia es obligatoria si el pleito judicial involucra a menores de edad (tal y como sucede en la mayoría de juicios de familia). En los pleitos judiciales generalistas, en donde suele haber implicados niños menores de edad, los fiscales no se personan, por atender otros temas de mayor trascendencia (la mayoría procedimientos penales). Es necesario que tengas en cuenta que bajo ciertas circunstancias especiales, tu abogado podrá exigir la presencia del fiscal durante tu juicio.

Por otra parte, a la derecha del juez, solemos encontrarnos al Secretario o secretaria del juzgado,  y en ocasiones algún otro funcionario/a encargado de la grabación y el registro de todo el acto judicial. Es muy importante que sepas, que desde el momento en que entras a la sala, todo se estará grabando, por lo que es sumamente relevante que prestes atención a tus gestos y actitudes desde un principio. Posterior al juicio, tu procurador podrá proporcionarte una grabación del juicio, para que puedas analizarlo en detalle en casa.

Finalmente, en frente al juez, y a cada lado, se situará el abogado y el procurador de cada parte.

Es necesario que sepas que durante un juicio el ambiente es demasiado formal, desde la vestimenta de los actores hasta el escenario mismo, por lo que es recomendable que intentes lucir elegante en cuanto a apariencia, o al menos estar entre los límites propios de la formalidad básica. De esta forma te será más fácil superar el miedo escénico ante un juicio de familia ya que combinarás con el ambiente y te adaptarás más rápidamente a la situación.

Particularmente, en los juicios de familia, no se permite la presencia de público en los banquillos adicionales de la sala, ni siquiera la presencia de los miembros de la familia de ambas partes. Sin embargo otros procedimientos suelen ser de libre acceso al público, pudiendo entrar cualquiera a ver el juicio.

 

COMIENZA EL JUICIO DE FAMILIA 

Luego de que todas las partes se sitúen en su correspondiente lugar, el juez dará paso al comienzo del juicio. El juez preguntará a cada parte si se ratifican en sus demandas, con la intención de tal vez poder llegar a una especie de acuerdo amistoso antes del juicio mismo. En caso de que no haya acuerdo posible entre las partes, el juez procederá a pedir a los abogados de ambas partes las pruebas de que dispongan. Estas pruebas suelen ser de índole documental y testifical en su mayoría. En esta parte del juicio, ambos abogados tendrán la posibilidad de impugnar las pruebas propuestas por el otro abogado, alegando que tales pruebas no son fiables o bien, que no tienen relación alguna con el juicio presente. También como prueba, suele darse en este momento, la interrogación del demandante y del demandado.

Especialmente en los juicios de familia, suelen ser requeridos un psicólogo y un trabajador social durante el juicio, quienes evaluarán cualquier tipo de duda que pueda presentar el juez, en base a la situación de los menores emitiendo informes al respecto.

Finalmente, tras presentarse las pruebas, y haberse llevado a cabo los interrogatorios de las partes, de los testigos y la aclaración de las dudas por parte de los peritos (psicólogos, trabajadores sociales, etc.), los fiscales y las partes tendrán el permiso del juez para emitir el llamado “informe final”. Esto no es más que un resumen de la situación al finalizar el juicio, por parte de los fiscales y los abogados.

Culminará la sesión cuando el juez declare el juicio como “visto para sentencia”, lo cual significa que el juicio ha finalizado y que el juez emitirá  posteriormente la sentencia.

Al salir de la sala, tendrás que firmar un acta, en la cual certificas que has accedido y estás de acuerdo con todo lo expuesto en el juicio y con su grabación.

 

EL INTERROGATORIO EN EL JUICIO DE FAMILIA 

El interrogatorio es quizás la parte más complicada del juicio para ti, ya que deberás tener en cuenta ciertos aspectos y actitudes para que todo salga acorde a lo planeado previamente por ti y tu abogado.

Tu abogado sabrá muy bien qué es lo que el abogado de la otra parte podrá preguntarte durante el interrogatorio, por lo que es sumamente importante, que previamente al juicio te reúnas con tu abogado, para aclarar este tipo de detalles, y para que te informe acerca de lo que deberás responder en dicho interrogatorio.

El juez puede en cualquier momento interrogar a ambas partes e incluso interrumpir el interrogatorio.

Durante el interrogatorio, te verás obligado a levantarte de tu palco en donde estabas sentado, para situarte delante de un micrófono que usualmente está en frente del juez. Es recomendable que cuides y te prepares en cuanto a tu expresión corporal, para esta situación, ya que es un aspecto que siempre contribuirá en la impresión que el juez tendrá de ti. No pongas tus manos en los bolsillos al hablar, ni cruces los brazos, intenta mantener una postura lo más formal posible.

Para sentirte con confianza y evitar el miedo escénico ante un juicio de familia, debes saber que durante el juicio escucharás multitud de términos jurídicos por parte de los abogados, del fiscal o del juez presentes. Debes tener en cuenta que ellos son profesionales en el área, y por tanto utilizarán para tal situación, un vocabulario mucho más sofisticado que el tuyo. Los abogados de ambas partes, por ejemplo, se referirán al juez, como su señoría, sea este hombre o mujer. Es necesario que sepas, que ni el juez, ni nadie en la sala, espera que tu te dirijas hacia cualquier grupo legal con esta misma terminología, ya que saben de antemano que eres inexperto en el tema, y además, recuerda que todos los profesionales presentes en el juicio, están sumamente acostumbrados a este tipo de situaciones en su día a día.

También es de suma importancia, que sepas que durante tu interrogatorio, podrán interrumpirte más de una vez, en especial el juez, ya sea para pedirte que seas más preciso y te enfoques más en la pregunta, o para hacerte directamente una pregunta desde su punto de vista. Los jueces no son muy partidarios de las múltiples preguntas. Ellos prefieren que el interrogatorio sea corto y vaya directo al grano, entre otras cosas, debido a que cuanto más rápido termine tu audiencia, más rápido pasarán ellos a la siguiente.

Antes de tu interrogatorio, el juez tendrá la obligación de informarte que tienes la obligación de contestar a todas las preguntas que se te harán, pero no de decir la verdad. Esto es más un hecho protocolar que práctico, por lo que no te asustes ni te sientas intimidado por este tipo de actos formales durante el juicio. Son cuestiones de rutina, pero en términos básicos, tu no tienes la obligación ni de decir la verdad, ni de contestar a todo lo que se te cuestione.

Debes de mostrar mucho cuidado al ser interrogado por el abogado de la otra parte, puesto que por lo general, estos intentarán cuestionarte sobre cuestiones poco precisas y relacionadas con el tema, con la sola intención de hacerte perder la concentración, para que puedas tal vez cometer algún error. Vale decir, que si la pregunta del abogado de la otra parte, hacia ti, se muestra demasiado impertinente o fuera de lugar, tu abogado podrá objetar acorde a lo dicho ante el juez, pidiendo que la pregunta no sea tenida en cuenta, o bien, tu mismo, si consideras que la pregunta que te han hecho no es pertinente, puedes dirigirte hacia el juez y cuestionarle si es necesario responder en tal caso.

MIEDO ESCÉNICODurante el juicio, nadie podrá efectuarte ningún tipo de interrogante “valorativo” o “inductivo”, del tipo, “¿ahora puede resultar que…?”, o ¿no pretenderá usted hacernos creer que…?” , y si esto ocurre, tienes el libre derecho de pedir tanto al juez como a quien te hizo la pregunta, que reformule dicha cuestión.

También necesitas saber, que tu no tienes derecho a efectuar ningún tipo de preguntas durante un juicio.

Vale decir también, que si el juicio involucra a menores, hablando de casos de juicios de familia, estos no estarán presentes en la cita fiscal. Si el juez considera necesario tener en cuenta la opinión de los menores, es probable que se los cite un día distinto al día del juicio, o bien, que en el propio día se los haga esperar afuera, en el pasillo, hasta que el juez los llame, y haga pasar al estrado para su exploración.

Finalmente, te recomendamos que siempre que debas asistir a un juzgado, cualquiera que sea el motivo, prepares previamente muy bien lo que vas a decir en él, con tu abogado. Es importante que él te informe detalladamente de cada aspecto del juicio, para que cuando estés en él, evites llevarte ciertas sorpresas innecesarias y te permita vencer el miedo escénico ante un juicio de familia así como de cualquier otra clase (penal, civil, laboral, mercantil, contencioso administrativo,…).

Los abogados de divorcios de nuestros despachos te ayudarán asesorándote adecuadamente así como en la tramitación y gestión de todos los procedimientos relativos a su familia.

 

 

 

Print Friendly
[Total:2    Promedio:5/5]

Escrito por 

Loroño Abogados es un bufete jurídico ubicado en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en nuestros despachos en Bilbao, en Getxo y en Barakaldo y en Madrid.

    Encuentrame en :
  • facebook
  • flickr
  • googleplus
  • linkedin
  • pinterest
  • skype
  • twitter
  • youtube
Compartir

Sobre Loroño abogados

Loroño Abogados es un bufete jurídico ubicado en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en nuestros despachos en Bilbao, en Getxo y en Barakaldo y en Madrid.
Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados