LA DETENCION Y OTRAS MEDIDAS CAUTELARES A TENER EN CUENTA

DETENCIONLa detención

Es muy frecuente, que durante un proceso penal, el juez se asegure de tomar ciertas medidas que prometan un buen desarrollo del caso a tratar. A este tipo de medidas, se le denominan “MEDIDAS CAUTELARES”.

Además, este tipo de medidas también suelen ser utilizadas, con el fin de asegurar que la persona a disposición de la justicia permanezca en detención el tiempo necesario y suficiente, como para investigar todos los hechos y supuestos en base a su supuesto delito.

Sin embargo, las medidas cautelares en caso de detención solo podrán ser establecidas por el juez, en el caso de que la situación en la que se esté desarrollando el proceso legal, no se vea del todo segura y exista algún riesgo en torno al buen uso de la ley.

Es necesario tener en cuenta, que frente a este tipo de medidas, el letrado del sujeto en cuestión comúnmente sabe cómo actuar y defender a su protegido.

¿Qué tipos de medidas cautelares existen?

Existen dos tipos de medidas cautelares, las cuales se establecen en base a la situación de la persona que se halla privada de libertad, y en base también al control sobre sus bienes. Estas medidas son: medidas personales y medidas reales.

A continuación, y en lo que queda de este artículo, nos enfocaremos en estudiar ambas medidas cautelares, y qué implica exactamente cada una de ellas.

  1. SOBRE LAS MEDIDAS CAUTELARES PERSONALES

Las medidas cautelares personales, son aquellas que limitan de alguna manera, la libertad individual del sujeto. Estas medidas son:

  • La prisión provisional

  • La libertad provisional

  • La detención

  • La citación

Cabe aclarar que, para que alguna de estas cuatro medidas cautelares se lleven a cabo, será necesario que exista plena constancia de la existencia de un delito, y que la persona implicada, muestre una actitud sospechosa o fuera de lo normal, que pueda impedir el correcto desarrollo del proceso penal. Este tipo de actitudes, pueden estar asociadas al hecho de huir, esconderse u otras similares.

Habiendo comprendido ya, en qué tipo de situaciones suelen llevarse a cabo este tipo de medidas, pasemos ahora a analizarlas una por una.

PRISIÓN PROVISIONAL

La prisión provisional es una medida cautelar que puede adoptarse en el transcurso del proceso penal, cuando se entiende que existen ciertos elementos y circunstancias, que podría entorpecer o perjudicar dicho proceso.

La medida consiste en la privación de la libertad del sujeto en cuestión, para que mediante este hecho, puedan aplicarse las leyes penales en su manera indicada y establecida.

Ahora bien, es necesario tener en cuenta, que una vez que el detenido pasa a libre disposición del juez y de los tribunales, la prisión provisional solo podrá ser ordenada mediante la solicitud del Ministerio Fiscal o de la acusación particular, la cual se encarga de representar los intereses de la víctima o de quien haya sido perjudicado.

De todas maneras, es necesario saber que para que un juez o un tribunal soliciten la prisión provisional para el sujeto en cuestión, será necesario que estos primeros estén completamente seguros o haya suficientes indicios de la existencia del delito o del delito leve.

Es muy común también, que en los casos en que se solicita la prisión provisional por parte de un juez o tribunal, estos hayan tenido muy en cuenta el antecedente delictivo de la persona en cuestión.

No olvidemos tampoco, que aquél sujeto detenido bajo prisión provisional, tendrá el derecho a que su caso sea tenido en cuenta de manera prioritaria.

¿Cuánto puede llegar a durar la prisión provisional?

La duración de la prisión provisional, dependerá mucho del delito por el cual el sujeto ha sido acusado. En base a él, se harán las estimaciones necesarias, para indicar cuál será el tiempo adecuado para que el acusado permanezca en prisión.

Generalmente, cuando la pena está relacionada a un delito de prisión menor, el acusado no podrá permanecer más de un año en prisión provisional, mientras que si el delito esta vinculado ya a un hecho más grave, no es de extrañar que la prisión provisional se extienda a los 2 años o más.

Más allá de lo ya dicho, es importante tener en cuenta que el tiempo de duración de la prisión provisional, dependerá mucho de las circunstancias y del perfil del acusado. Si el juez o tribunal consideran que existe algún indicio de que el acusado pudiese mediante sus acciones entorpecer o perjudicar el proceso penal estando en libertad, seguramente estos primeros determinen una prisión provisional  de mayor duración.

¿Cómo puede defenderse el acusado frente a una situación de orden de prisión provisional?

PRISIÓN PROVISIONAL ESPAÑAEn primer lugar, es necesario saber que frente a una situación de prisión provisional el acusado podrá actuar mediante varios recursos con el fin de defenderse a sí mismo, como lo son por ejemplo el recurso de reforma o el recurso de apelación.

Más allá de esto, existen varios derechos que el acusado deberá tener en cuenta, a la hora de ser puesto en prisión provisional. A continuación te explicamos cuales son estos derechos:

  • La persona tendrá derecho a que se vea respetada su intimidad, dignidad e integridad, estando en prisión.

  • La Administración Penitenciaria deberá velar por los cuidados de la persona; en aspectos de salud y bienestar en general.

  • La persona también tendrá derecho a que se le refiera con su propio nombre, y a que no se exponga su situación frente a terceros.

  • La persona tendrá derecho a recibir un tratamiento penitenciario adecuado y acorde a su situación.

  • La persona también tendrá derecho a ejercer sus derechos sociales, económicos, culturales y políticos, aun estando en prisión (siempre y cuando la causa que haya llevado a su detención, no lo prive de estos derechos).

  • La persona tendrá derecho a gozar de ayudas públicas correspondientes a su situación.

  • La persona también podrá relacionarse con su exterior (siempre respetando los criterios establecidos por la ley).

  • La persona podrá ser partícipe de las actividades llevadas a cabo por el centro penitenciario en el que se encuentre.

  • La persona tendrá también el total derecho de recibir de manera personalizada, las actualizaciones y novedades en base a la evolución de su caso.

  • La persona podrá también expresar sus quejas o peticiones, ante las autoridades penitenciarias.

  • La persona también podrá acceder a la posibilidad de realizar un trabajo renumerado dentro del establecimiento penitenciario, de ser esto posible.

Las diversas modalidades de prisión

Existen varias modalidades de prisión, y a continuación te haremos un breve resumen de cada una de ellas.

  • Prisión comunicada: Suele ser la situación más común. La persona en prisión, tendrá derecho a comunicarse mediante correspondencia, y a ser visitado de manera regular.

  • Prisión incomunicada: En este caso, ya pasamos a hablar de una situación mucho más delicada, en la cual se podrá limitar al detenido de ciertos derechos básicos, como lo son, por ejemplo; el de informar a personas allegadas sobre su detención y sobre el lugar en el que el acusado se encuentra detenido. Además, es muy frecuente que en los casos de prisión incomunicada, el acusado esté siempre custodiado y que le sea terminantemente prohibido tener algún tipo de comunicación con el exterior. También en este caso, puede llegarse a prohibir la designación libre de un abogado defensor, por parte del acusado.

Hay que aclarar que generalmente, la prisión incomunicada se realiza con el fin de no perjudicar la investigación en base a los hechos, y que en la mayoría de los casos, no puede ser llevada a cabo durante un lapso de tiempo mayor a 5 días.

  • Prisión atenuada: Suele ser tenida en cuenta principalmente en casos en que el acusado pudiera llegar a empeorar en términos de salud, al ser llevado a un centro penitenciario. En este caso, es muy frecuente el ordenamiento de prisión domiciliaria.

¿Cómo se solicita la prisión provisional?

ABOGADOS PENALISTAS BILBAOUna vez que el acusado haya sido puesto bajo disposición del juez o de los Tribunales, el juez será el encargado, y deberá en un lapso de las 72 horas siguientes, ordenar una audiencia en la cual el acusado, junto con su abogado, podrá comparecer sobre su caso ante el Ministerio Fiscal y demás organizaciones penales.

En dicha audiencia, el Ministerio Fiscal y/o la acusación particular, tendrán el Derecho de ordenar prisión provisional para el acusado, en caso de creerse necesario.

Es importante recordar, que durante todo el proceso legal, el acusado podrá ser llevado a prisión y sacado de ella, las veces que sea necesario.

Una vez que el proceso judicial llegue a su fin, y frente a una sentencia condenatoria, la prisión provisional podrá ser incluso prolongada hasta la mitad de la pena impuesta, aún en casos de sentencia recurrida.

LIBERTAD PROVISIONAL

La libertad provisional, es aquella medida cautelar que consiste en que si bien el sujeto en cuestión estará en libertad, también estará obligado a realizar ciertas tareas, que aseguren su presencia durante todo el proceso penal. Es muy común también, que para llegar a obtener libertad condicional, el sujeto deba de abonar una fianza establecida.

Dentro de la libertad provisional, también podemos apreciar determinados hechos, como lo son por ejemplo, la prohibición de visita a determinados lugares, por parte del sujeto, o bien, también podría ser la prohibición a acercarse a determinadas personas.

Lógicamente, todas estas cuestiones dependerán del caso en particular.

¿En qué situaciones puede aplicarse la libertad provisional?

Este tipo de medida cautelar, puede aplicarse en los siguientes casos:

  • Cuando la pena por el delito cometido se establece en un periodo de tiempo mayor a los 3 años. En este caso, y si la situación permite excluir la prisión provisional, el inculpado deberá presentar fianza.

  • Cuando la pena por el delito cometido se establece en un periodo de tiempo menor a los 3 años, y no existen hechos que determinen la entrada a prisión del sujeto. En este caso, y dependiendo del caso en particular, el acusado podrá o no, pagar fianza.

  • Cuando el sujeto en cuestión ha sido encarcelado previamente, tendrá el derecho a libertad provisional sin la necesidad de presentar fianza, aunque si en algunos casos, el acusado deberá comparecer de manera regular ante el organismo judicial que le corresponda. En este caso, y si el acusado no concurre a sus citas judiciales, podrá ser perfectamente llevado a prisión nuevamente.

La libertad provisional y sus efectos

Estas son las obligaciones que todo aquel detenido bajo libertad provisional deberá de cumplir:

  • El sujeto en cuestión deberá acudir a sus citas judiciales

  • El sujeto en cuestión, no podrá abandonar el territorio nacional bajo ninguna circunstancia.

  • El sujeto en cuestión podrá pagar una fianza, mientras su proceso judicial se lleve a cabo, y hasta que se le dicte sentencia definitiva.

De todas maneras y durante el transcurso de todo el proceso judicial, el juez siempre podrá modificar las condiciones de libertad provisional del detenido, o bien, ordenar la libertad definitiva o la encarcelación del mismo.

¿Quién tiene derecho a solicitar la libertad provisional?

La libertad provisional suele ser solicitada principalmente, en aquellos casos en los que el juez determina que existe algún tipo de riesgo de fuga por parte del acusado.

El Ministerio Fiscal y las partes acusadoras, son quienes tendrán derecho de solicitar la libertad provisional del acusado, si así lo consideran necesario.

DETENCIÓN

La detención es aquella medida cautelar que priva de la libertad por cierto tiempo al sujeto. Esta medida puede llevarse a cabo en cualquiera de las etapas del proceso penal; antes de que este comience, durante el mismo, o bien, cuando este llegue a su fin.

¿Quiénes pueden llevar a cabo esta medida cautelar?

Cualquiera puede detener a cualquier persona que esté cometiendo una falta o delito, ya sea en el preciso momento en el que se esté cometiendo el acto, o bien, en el momento de la huida o escape del sujeto que se supone ha cometido el delito.

En caso de que la detención se haga por medio de un particular, es preciso que este pueda dar prueba alguna a las autoridades, de que la persona a la que ha detenido, efectivamente ha cometido un delito.

¿Cuánto puede llegar a durar una detención?

DERECHO DEL PRISIONEROEs un hecho que las autoridades que han detenido a determinado sujeto, deberán dejarlo en libertad dentro de las próximas 24 horas posteriores al arresto, o bien, entregarlo a disposición del juez y los tribunales.

Sin embargo, en casos de detención preventiva, el acusado podrá permanecer hasta un plazo máximo de 72 horas bajo arresto.

Es importante recordar, que en el supuesto caso de que un oficial autoritario no respete los plazos de detención y puesta de libertad del individuo, este primero podrá ser suspendido o inhabilitado de su función hasta incluso 8 años.

CITACIÓN

La citación, es otra de las medidas cautelares a las cuales un juez o tribunal podrá apelar, en caso de notar que el proceso judicial corra riesgo de ser afectada de una u otra manera.

La citación, dispone que el acusado declare los hechos desde su propia versión. En el caso de que el acusado no se presente a declarar, podrá ser ordenada su detención inmediata.

  1. SOBRE LAS MEDIDAS CAUTELARES REALES

Nos encontramos ahora, frente al segundo tipo de medidas cautelares.

Las medidas cautelares reales, son aquellas medidas que se tomarán con el fin de proteger los bienes materiales y económicos diputados en la sentencia penal.

Entre las medidas cautelares reales, podemos encontrar tres tipos diferentes de ellas:

  • Fianza

  • Embargo

  • Responsabilidad civil de terceros

FIANZA

La fianza, es aquella medida cautelar que se encarga de que las responsabilidades económicas por parte de quienes se vean involucrados en el proceso penal, se cumplan de la manera establecida ante la ley.

Así mismo, la fianza también podrá relacionarse con las responsabilidades económicas del mismo proceso legal.

EMBARGO

En caso de que el encausado no cumpla con su compromiso de pagar la fianza establecida, se acudirá al embargo, medida cautelar que supone el embargo de los bienes materiales de la persona, hasta el punto de que estos puedan llegar a cubrir su deuda.

El procesado podrá escoger entre sus bienes a embargar, y en el caso en que decidiera no hacerlo, deberán de llevar a cabo esta acción, sus familiares o allegados. En el caso de que estos últimos tampoco quisieran señalar los bienes a embargar, la justicia podrá establecer de manera legal cuales son los bienes y propiedades del acusado, para así embargar los que crea necesarios y correspondientes.

¿Cómo la justicia determina cuáles son los bienes propios a embargar, en el caso de que el acusado o sus allegados no los hayan establecido?

El sistema judicial deberá seguir un orden de bienes posibles a embargar, el cual se establece de la siguiente manera:

  • Dinero y cuentas.

  • Créditos.

  • Joyas y objetos de arte.

  • Rentas en dinero.

  • Sueldos, pensiones y salarios.

RESPONSABILIDAD CIVIL DE TERCEROS

DERECHO PENAL ESPAÑAEl juez podrá establecer la prestación de fianza por parte de terceros, en el caso de que alguno de estos haya tenido algún tipo de responsabilidad civil en el delito o falta cometido.  Por ejemplo, si un tercero se ha visto beneficiado ante el delito cometido, y si ha sido partícipe (de manera indirecta) en él.

Claro está, el hecho de que cualquier tercero involucrado en el delito, podrá alegar sus justas causas que muestren de manera clara su desvinculación con el caso.

En caso de requerir asesoramiento jurídico o frente a una detención policial contacte con nuestros abogados penalistas.

 

 

[Total:2    Promedio:5/5]

Escrito por 

Loroño Abogados es un bufete jurídico de letrados ubicado originariamente en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en todo el territorio español con presencia en despachos en Bilbao, Getxo, Barakaldo, Vitoria, Donostia, Pamplona Zaragoza, Las Palmas, Valladolid, Barcelona y Madrid.

    Encuentrame en :
  • facebook
  • flickr
  • googleplus
  • linkedin
  • pinterest
  • skype
  • twitter
  • youtube

Acerca de LOROÑO ABOGADOS

Loroño Abogados es un bufete jurídico de letrados ubicado originariamente en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en todo el territorio español con presencia en despachos en Bilbao, Getxo, Barakaldo, Vitoria, Donostia, Pamplona Zaragoza, Las Palmas, Valladolid, Barcelona y Madrid.
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario