LA DIFERENCIA ENTRE LA SEPARACIÓN Y EL DIVORCIO

DIFERENCIA ENTRE SEPARACIÓN Y DIVORCIOLa diferencia entre la separación y el divorcio

Muchas personas ignoran que existen diversas formas de poner fin a una relación matrimonial. Es importante aclarar lo que cada acto conlleva para evitar cualquier tipo de confusión. Existe una clara diferencia entre la separación y el divorcio aunque muchos crean que son la misma cosa jurídicamente son figuras distintas.

La separación de hecho

La separación conlleva única y exclusivamente la desunión de la pareja. Todos podemos tener un vínculo marital y decidir apartarnos de la otra parte. Hacemos la maleta y nos disponemos a vivir en otro lugar distinto al domicilio familiar, distanciándonos. Para esto no necesitamos el consentimiento de nadie siempre que no haya hijos menores de edad fruto del matrimonio.

Las separaciones pueden ocurrir en cualquier momento. Pueden ser momentáneas o largas. Existen personas que se separan y se mantienen casadas durante años y posteriormente deciden volver a relacionarse en términos sentimentales. Lo hacen porque descuidan los aspectos legales o porque no piensan volver a casarse o porque la condición de cónyuge no les limita en nada el desarrollo de su vida sexual y de pareja.

Separación de hecho y de derecho

Hasta el momento hemos hablado de la separación de hecho. Aquella que ocurre en términos situacionales más allá de las estipulaciones legales. ¿Pero sabias que existe una forma de separación matrimonial legal? El ordenamiento aún contempla esta opción y es realmente diferente a lo que hacen las personas cuando disponen divorciarse.

La separación matrimonial es una figura del derecho. La misma supone la desunión legal de dos personas que están casadas, evitando disolver por completo el matrimonio.

La verdad es que esta medida tenía mucho más sentido en el pasado, cuando el divorcio no era una opción tan viable y existían leyes que restringían o dificultaban la libre elección de disolver la unión. En aquel entonces no se podía realizar una demanda directa de divorcio y se preveía la figura de la separación del matrimonio como una especie de etapa prudencial entre el casamiento y el divorcio. En nuestro país, todo esto cambió en el año 2005 con la modificación del Código Civil.

Este tipo de medidas eran propias de los Estados conservadores que mantenían una gran influencia de la iglesia católica. La religión, las tradiciones y el comportamiento social de los individuos se prestaban para ello.

Evidentemente, este tipo de figura no parece tener mayor validez en las sociedades actuales. Sin embargo, todavía siguen existiendo matrimonios que se separan y que prefieren evitar el divorcio o posponerlo. La recomendación en esos casos es ejecutar el mecanismo legal de la separación matrimonial, para así poder determinar cuestiones importantes como pensiones, convenios de convivencia familiar y cualquier tipo de división de bienes compartidos o adquiridos en conjunto. Esto aún es posible.

Entonces, la diferencia entre la separación y el divorcio es que la primera no significa la disolución definitiva del matrimonio, a diferencia de la segunda.

El requisito principal para el divorcio

En la actualidad, cuando las personas se quieren separar, lo que hacen es disolver definitivamente y por completo el matrimonio. Este proceso igualmente infiere la división de los bienes compartidos y las responsabilidades contraídas en pareja (bienes gananciales).

Una vez casados, el único requisito que se debe cumplir para poder divorciarse es que el matrimonio tenga una duración no menor a los 3 meses. A partir de ese momento, la demanda del divorcio es válida y puede ser hecha por cualquiera de los dos esposos, sin el consentimiento del otro.

Sin embargo, existen casos en donde las personas pueden divorciarse antes de cumplir este límite de tiempo. La protección de los derechos humanos de uno de las dos partes puede ser alegada para poner fin al matrimonio cuando hay maltrato. Si una persona es víctima de golpes, maltratos físicos o psicológicos y sexuales, entonces el divorcio puede legalizarse incluso desde su comienzo.

Teniendo en cuenta que vivimos en una de las naciones que tienen mayor tasa de divorcios registrados, lo importante es conocer la ley y tener a la mano los números telefónicos de un abogado experto en la materia, el cual nos pueda ayudar a defender nuestros intereses. El diálogo es la mejor forma de enfrentar un proceso tan complicado. Te preguntabas cual era la diferencia entre la separación y el divorcio, aquí te lo hemos aclarado.

Print Friendly
[Total:2    Promedio:5/5]

Escrito por 

Loroño Abogados es un bufete jurídico ubicado en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en nuestros despachos en Bilbao, en Getxo y en Barakaldo y en Madrid.

    Encuentrame en :
  • facebook
  • flickr
  • googleplus
  • linkedin
  • pinterest
  • skype
  • twitter
  • youtube
Compartir

Sobre Loroño abogados

Loroño Abogados es un bufete jurídico ubicado en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en nuestros despachos en Bilbao, en Getxo y en Barakaldo y en Madrid.
Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados