EL DIVORCIO Y LA VIVIENDA

EL DIVORCIO Y LA VIVIENDASituación actual. El divorcio y la vivienda.

Cada vez es más pequeño el número de parejas que deciden casarse por medio de un ritual católico o un contrato civil legal, y debido a las condiciones difíciles para acceder a una vivienda por un precio cómodo, aproximadamente el 70% de la población adulta (entre los 25 y los 30 años), aún vive en la residencia familiar.

El número de uniones va en descenso, mientras que la cantidad de separaciones por año en el país, aumenta a un ritmo acelerado.

En las siguientes líneas encontrarás las respuestas a las preguntas más frecuentes que surgen al hablar sobre el divorcio y la vivienda. ¿Quién debe quedarse con la casa luego de una separación legal? ¿Perderé mis propiedades al momento de divorciarme? Lee atentamente y conoce las respuestas más acertadas.

Para empezar, ¿qué es el divorcio?

En términos técnicos, el divorcio es uno de los métodos legítimos por medio de los cuales un matrimonio válido puede ser terminado. En España no hay requerimientos que obliguen al solicitante a alegar por una causa o razón específica, pero entre las condiciones se encuentra que para dar fin a un matrimonio, este no debe haber durado menos de 3 meses antes de la iniciación del proceso.

Puedes consultar los requisitos para tramitar el divorcio en España aquí.

¿Qué pasa con la vivienda después de un divorcio?

-Cuando la vivienda es propiedad de uno de los dos miembros de la pareja: cuando es adquirida en tiempos anteriores al momento del matrimonio, la persona puede mantener su propiedad, independientemente del tiempo que haya durado la unión, pero aunque la figura de propiedad permanezca intacta, el uso del inmueble se le asignará a la persona que, según los jueces, se encuentre en una situación de mayor vulnerabilidad.

Cuando hay hijos producto del matrimonio, el uso de la vivienda se confiere a la persona que tiene la custodia.

Hay que tener en cuenta que el uso del inmueble sólo es válido si es personal, no se pueden hacer negocios, alquilar u obtener algún beneficio económico derivado del uso de la propiedad.

-Cuando la vivienda pertenece a los padres de los esposos: si se da este caso, se cumplen condiciones similares a las de la situación anterior. Si los padres de uno de los cónyuges han permitido que la pareja resida en el inmueble, después del divorcio el uso de la casa será otorgado a la persona que tenga menos poder de adquirir bienes.

En este caso, el derecho a usar la propiedad es temporal y bajo ciertos parámetros. El propietario podrá realizar negocios relacionados a la venta del inmueble.

-Cuando la vivienda se obtiene durante el matrimonio: la situación más frecuente es que la pareja decida comprar una vivienda después de unirse, y cuando esta unión se disuelve, el paso a seguir es realizar un proceso en el que se liquidan los bienes adquiridos y se dividen las ganancias entre esposo y esposa (procedimiento de liquidación de bienes gananciales).

Se pueden hacer diferentes acuerdos dependiendo de las condiciones de la separación o divorcio, así que la vivienda podrá ser dividida en partes iguales o puede hacerse un intercambio con la totalidad del inmueble.

También se cumple la norma del uso para la persona que tenga condiciones menos favorecedoras a nivel económico, pero si ambos tienen acceso a un nivel de vida en buenas condiciones, se puede proceder a hacer negociaciones, siempre que no haya menores, en cuyo caso el uso de la vivienda familiar correspondería al progenitor custodio.

¿Quién debe asumir los costos por el mantenimiento de la vivienda?

Todos los gastos que se deriven del uso del inmueble, serán atribuidos a la persona que lo habite, a menos que previamente se establezca un acuerdo entre los cónyuges.

¿Qué pasa con los bienes que se encuentran en la vivienda?

Cuando se concede el derecho de uso a una persona, este derecho incluye el disfrute de todos los bienes que componen el ajuar doméstico y que han sido de uso común en la familia. En este punto deben excluirse las pertenencias individuales como joyas y otros elementos de este tipo.

 

Confíe en la experiencia de los abogados del despacho Loroño. Le atenderemos en nuestros despachos en Bilbao, Barakaldo, Getxo (Vizcaya) y Madrid, y tramitaremos su divorcio o separación de la manera más eficaz y rápida posible asesorándole en todo lo relacionado con el divorcio y la vivienda familiar.

 

 

 

Print Friendly
[Total:9    Promedio:5/5]

Escrito por 

Loroño Abogados es un bufete jurídico ubicado en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en nuestros despachos en Bilbao, en Getxo y en Barakaldo y en Madrid.

    Encuentrame en :
  • facebook
  • flickr
  • googleplus
  • linkedin
  • pinterest
  • skype
  • twitter
  • youtube
Compartir

Sobre Loroño abogados

Loroño Abogados es un bufete jurídico ubicado en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en nuestros despachos en Bilbao, en Getxo y en Barakaldo y en Madrid.
Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados