EL PARLAMENTO CATALAN APRUEBA LA LEY QUE REGULA LOS CLUBES CANNABICOS EN CATALUÑA

LEY QUE REGULA LOS CLUBES CANNABICOS EN CATALUÑA

En los últimos días se ha dado a conocer la noticia de que finalmente el Parlamento catalán ha aprobado la ley que regula los clubes cannabicos en Cataluña. Ahora bien, ¿cuál es la historia detrás del libre desarrollo del mundo cannábico en nuestro país, y por sobre todo detrás de la legalización de la marihuana?

Hablemos un poco de la historia de los clubes sociales de cannabis en España, y analicemos lo que representa verdaderamente la nueva Ley catalana que regula dichos clubes.

La historia de los clubes sociales de cannabis en España

Durante la mayor parte del periodo de la España moderna, el consumo personal de drogas no pareció ser nunca un problema para las autoridades, siempre y cuando el consumidor no tuviera otros antecedentes penales graves. La mayor parte de las autoridades hacían la vista gorda ante este hecho, y la temática no pareció ser nunca un tema relevante de debate, hasta el punto de que nunca se pensó penalizar el consumo o la posesión personal de marihuana.

Si bien es cierto que esta política de libertad con respecto al consumo de marihuana y otras drogas similares sigue vigente hasta hoy en día, también es cierto que en el año 1992 se aprobó La Ley de Seguridad Ciudadana (Ley Orgánica 1/1992 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, también conocida como Ley Corcuera o de “Patada en la puerta”) que imponía multas para todos aquellos ciudadanos que consumieran o tuvieran en posesión este tipo de drogas, en lugares públicos.

La brecha catalana. ARSEC

En respuesta a la nueva ley que sancionaba el consumo y la posesión libre de marihuana y otras drogas, se creó a principios de los años noventa en Barcelona, la Asociación Ramón Santos de Estudios sobre el Cannabis (ARSEC), la cual se convertiría en la primera organización activista de cannabis. En el año 1994, dicha asociación plantó alrededor de 200 plantas de marihuana en un acto reconocido hoy en día como la brecha catalana.  De inmediato las plantas fueron confiscadas por las autoridades, y los miembros de la organización fueron arrestados.

Si bien los juzgados de las audiencias provinciales se encargaron absolvieron al grupo activista, tres años después el Tribunal Supremo falló en contra de la asociación de cannabis imponiendo penas de prisión junto con una multa de unos cuantos miles de euros.

La brecha vasca. Kalamudia

Claro está que, en dicho momento, los demás grupos activistas cannábicos que habían surgido desde la fundación de ARSEC se opusieron rotundamente al fallo emitido por el Tribunal Supremo, y en forma de réplica uno de estos grupos cultivó cannabis como símbolo de protesta, en un acto que se conocería como la brecha vasca. Las autoridades acusaron al grupo activista por “delito contra la salud pública”, solicitando de manera inmediata permiso judicial para destruir las cosechas de Kalamudia.

Pero en esta ocasión, el Tribunal Supremo desestimó el caso, fallando así a favor de Kalamudia, no dejando que las autoridades destruyeran las plantaciones de cannabis de la asociación. Este movimiento sería el que daría a las asociaciones cannabicos y al movimiento de regularización de cannabis en Euskadi, en España y de todo el mundo la confianza necesaria para seguir luchando por un plan de consumo y posesión libre de marihuana, lo que culminó luego en la creación del Club de Catadores de Cannabis de Barcelona en 2001.

La evolución del modelo de club social de cannabis español

El Club de Catadores de Cannabis de Barcelona se convertiría entonces en el primer  club que ofrecía a sus participantes un espacio privado de consumo libre de productos cannábicos elaborados incluso por el mismo club.

Hasta el momento de la creación del club, las asociaciones cannábicas en España se limitaban tan solo a plantar marihuana y distribuir el producto entre sus miembros.  El CCCB junto a otros clubes que surgirían después, fueron los que allanaron el camino para una cultura cannábica floreciente en todos los territorios del Estado español.

Es así como la creación de los clubes cannábicos fue imprescindible para lograr una visión más flexibilizadora y positiva en cuanto a la temática del libre consumo y posesión de marihuana y otros productos cannábicos a nivel mundial.

Al principio el crecimiento de los clubes sociales cannábicos en el territorio español fue un tanto modesto y hasta en ocasiones opacado por ciertos conflictos con las autoridades. Sin embargo, el proceso fue en crecimiento y constante aceleración contando en el año 2009 con 14 clubes cannábicos en Cataluña, y otro puñado más distribuidos en otras comunidades autónomas.

Ahora bien, con poco más de 14 clubes cannábicos en todo el territorio no parecía ser realmente un problema para las autoridades, hasta que tres años después los clubes cannábicos pasaron de ser 20 a 200, tan solo en Barcelona. Es [download id=”Ley de Asociaciones de Consumidores de Cannabis. Cataluña”] cuando comienza a gestarse un verdadero problema en cuanto a la regularización de clubes cannábicos en España.

LOROÑO ABOGADOS CANNABIS

Entre 2012 y 2015, comenzaron a abrirse diversas causas penales en contra de diferentes clubes cannábicos a través de los miembros de la junta directiva y de otros trabajadores de las asociaciones, como lo son Pannagh, Green Lemon, 3 Monkeys, Maria de Gracia, La Mesa, ABCDA y otros, a los cuales se acusaba por delitos asociados a atentar contra la salud pública y otros actos ilícitos (como asociación ilícita, etc.).

Si bien es cierto que en la mayoría de los casos  los juzgados provinciales fallaban a favor de los clubes cannábicos,  también es verdad que tras los recursos de la acusación, instancias superiores optaban por  revertir los fallos,  aplicando sentencias a los clubes, aunque  no se caracterizaban estas por ser demasiado significativas.

¿Cómo está regulado el cannabis en España?

Existen dos derechos básicos que rigen hoy en día la legalización de la marihuana en España.

  1. Derecho a la intimidad: El ciudadano español puede hacer lo que quiera en privado, incluso consumir drogas. Dicho derecho también ampara a aquellos consumidores que deciden plantar marihuana para consumo personal, aunque no se aclare muy bien cuántas plantas se pueden plantar, siendo esto más bien un derecho genérico.

  2. Derecho de la asociación: Los ciudadanos tienen el derecho de reunirse en grupos. La Constitución, así como la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación y otras leyes autonómicas, amparan a aquellos ciudadanos que desean agruparse para plantar o consumir cannabis en un espacio privado.

Ahora bien, la Constitución Central ampara estos dos derechos, pero esto no significa que los clubes de cannabis estén también regulados por él; de hecho, no lo están.  En teoría, la Constitución española permite la existencia de dichos clubes, siendo siempre las autoridades autónomas las que atentarán en contra de la existencia de estos, intentando controlarlos y regularlos.

La Legislación se enfoca primordialmente en temas relacionados con la salud pública, como lo son por ejemplo los humos originados por los clubes, o bien la proximidad de dichos clubes a centros de salud y escuelas.  La cuestión se centra en un conflicto entre los gobiernos centrales y regionales.

Las asociaciones de cannabis tratan de ser reguladas por las comunidades mientras que el Gobierno central recurre las mimas ante el Tribunal Constitucional dejando desamparados a los consumidores y usuarios de cannabis, así como a los consumidores de cannabis con fines terapéuticos.

Son varios los activistas cannábicos que en estos últimos años han intentado de alguna manera forzar al Gobierno Central a regular los clubes cannábicos. En el año 2016, en Barcelona, capital de la industria cannábica en España, se levantó una petición de más de 60.000 firmas, denominada “La Rosa Verde”, con el fin de forzar al Parlament de Catalunya a crear una ley de regularización de los clubes cannábicos en Cataluña, así como diversas ILP (Propuesta Iniciativa Popular) y PNL (Proposición No de Ley) en diferentes localidades.

Tras años de lucha por parte de los grupos activistas cannábicos y consumidores de cannabis finalmente ha llegado la tan esperada noticia  de aprobación de una ley que ampara su actividad. El Parlamento catalán ha aprobado la ley de regularización para los clubes cannábicos. 

 

Cataluña aprueba la Ley que regula los clubes cannabicos en Cataluña. La Ley de Asociaciones de Consumidores de Cannabis

Hasta hace tan solo unos días, los responsables de los clubes cannábicos se exponían a ser detenidos si eran sorprendidos cultivando o transportando productos cannábicos. La nueva ley catalana que ampara a los clubes cannábicos, autoriza ahora libremente a la realización de estas actividades.

ABOGADOS CANNABIS EN CATALUÑALa nueva ley surge como iniciativa Legislativa Popular (ILP), y que ha sido aprobada con el voto en contra del PPC, se encarga de definir ahora al club cannábico, como una asociación sin ánimo de lucro, a establecer sus requisitos de ingreso (ser mayor de edad y recomendado por otro socio del club), y por supuesto a establecer también las normas básicas de funcionamiento del club cannábico.

Las asociaciones cannábicas no podrán cultivar más de 150 kilos de plantas anualmente, pudiendo los usuarios de dichas asociaciones retirar solo 60 gramos de producto cannábico mensualmente, para su consumo dentro del local del club social de cannabis si tienen más de 21 años y de 20 gramos mensuales en caso de ser mayores de edad de menos de 21 años.

Más allá de los límites impuestos, la nueva norma catalana de regularización para los clubes cannábicos pone fin a la problemática del cultivo, transporte y almacenaje de productos cannábicos.

Cada club deberá tener un registro de las plantaciones realizadas, así como también de los transportes de producto y de todos los socios. Esta tal vez sea la cuestión legal más delicada, si tenemos en cuenta que la infracción de cualquiera de estas normas puede relacionarse con delitos serios de tráfico de droga de acuerdo con el Código Penal.

En Cataluña existen hoy en día al menos 400 clubes cannábicos con aproximadamente 200 socios cada uno.  Al no haber existido ninguna ley de regularización hasta la fecha, algunas de dichas asociaciones se han convertido en grandes negocios en la ciudad de Barcelona, especialmente a la hora de llamar la atención de todo tipo de turistas.  Existe incluso un mercado de compraventa de licencias de clubes.  Este negocio se ha encargado de desencadenar una especie de violencia vinculada al consumo y posesión de la marihuana, sin recordar que el crimen organizado también ha centrado su atención  en el tráfico de este tipo de drogas.

La nueva ley catalana de regularización de clubes cannabicos promete grandes avances en cuanto a la disminución de delitos vinculados a la marihuana, al tráfico ilícito y a otros delitos vinculados a la posesión y cultivo de productos cannábicos, además de servir como claro ejemplo para que otras comunidades consideren nuevamente el hecho de crear medidas legales de control ante este tipo de asociaciones.

Pero, ¿Cuánto va a durar la Ley de Asociaciones de Consumidores de Cannabis de Catalunya?

El problema ya se ha suscitado en otras Comunidades Autónomas. Los diversos intentos por parte de diversas localidades de regular en algún sentido los Clubs Sociales de Cannabis han resultado infructuosos hasta la fecha al haber recurrido el Gobierno central del PP las normativas ante el Tribunal Constitucional.

El gobierno central ha presentado recursos atacando todo intento de regularización de la situación legal del cannabis y de las asociaciones de consumidores y usuarios de cannabis al entender que viola materias competenciales de seguridad pública, de productos farmacéuticos, y de la legislación penal.

La última ley recurrida ha sido la Ley de Adicciones del País Vasco aprobada el pasado mes de abril del 2017 y suspendida debido al recurso interpuesto contra ella. Esto ha dejado de nuevo a los consumidores en una situación de indefensión y de inseguridad jurídica que viene prorrogándose durante años, lo que hace vislumbrar que es posible que traten de utilizar la misma estrategia para inutilizar la reciente Ley aprobada en Catalunya.

 

[Total:2    Promedio:5/5]

Escrito por 

Loroño Abogados es un bufete jurídico de letrados ubicado originariamente en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en todo el territorio español con presencia en despachos en Bilbao, Getxo, Barakaldo, Vitoria, Donostia, Pamplona Zaragoza, Las Palmas, Valladolid, Barcelona y Madrid.

    Encuentrame en :
  • facebook
  • flickr
  • googleplus
  • linkedin
  • pinterest
  • skype
  • twitter
  • youtube

Acerca de LOROÑO ABOGADOS

Loroño Abogados es un bufete jurídico de letrados ubicado originariamente en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en todo el territorio español con presencia en despachos en Bilbao, Getxo, Barakaldo, Vitoria, Donostia, Pamplona Zaragoza, Las Palmas, Valladolid, Barcelona y Madrid.
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario