PRUEBA DE ALCOHOLEMIA: ¿QUIENES ESTAN OBLIGADOS A REALIZARLA?

PRUEBA DE ALCOHOLEMIA El artículo 21 del Reglamente General de Circulación, establece de manera clara cuales son las personas obligadas mediante regla genérica a realizar la prueba de alcoholemia. Todos los conductores de vehículos y bicicletas, deberán de someterse a este tipo de pruebas para detectar cualquier tipo de intoxicación, estando en su rol de conductor activo.

Por otra parte, este artículo establece también una regla general en la cual se obliga a realizar la prueba de alcoholemia a cualquier persona (sea esta conductora de un móvil o no) que se haya visto involucrada en cualquier tipo de accidente de circulación.

Así entonces, podemos concluir que los agentes de tránsito podrán exigir la realización de la prueba de alcoholemia, a las siguientes figuras del organismo social:

  • Cualquier peatón de la vía o conductor que se vea implicado en un accidente de circulación, implicado directamente como responsable del hecho ocurrido.

  • Cualquier conductor que tras su conducta muestre síntomas de estar su sentido común alterado por los efectos de cualquier sustancia tóxica, como el alcohol o las drogas.

  • Cualquier conductor que haya sido denunciado por la comisión del incumplimiento de cualquier tipo de norma contenida en el Reglamento General de Circulación.

Pero, ¿en dónde nace esta ley que obliga a estos usuarios de la vía pública a tener que realizarse la prueba de alcoholemia?

La cuestión en sí, parte de la prohibición para circular en la vía pública a todos aquellos conductores, ya sea de vehículo o bicicleta, que hayan ingerido o incorporado a su organismo de alguna manera y recientemente, algún tipo de estupefacto, estimulante u otro tipo de sustancia análoga, entre las cuales podrán también incluirse medicamentos o cualquier otro tipo de sustancia que bajo su consumo se altere el normal estado físico o mental requerido y necesario para circular de manera normal en la vía pública (Art. 27 del Reglamento General de Circulación).

Las pruebas realizadas al momento de detectar la presencia de cualquier tipo de sustancia estupefaciente, estimulante y demás sustancias análogas en el organismo, son las siguientes:

En primera instancia, la persona obligada a realizar la prueba deberá (posteriormente a la realización de la misma) pasar por un reconocimiento médico, el cual consistirá en la realización de determinados análisis clínicos que el médico forense y el personal facultativo del centro sanitario considere necesarios según sea el caso y la situación en concreto, y lo establecido en el artículo 28 del Reglamento General de Circulación.

En el caso de que la persona se niegue a realizar los exámenes solicitados por el agente, este podrá ordenar de manera inmediata la inmovilización del vehículo involucrado.

Cabe destacar ante todo, que la conducción bajo los efectos de sustancias estupefacientes, estimulantes u otras del mismo índole, así también como la negación a la realización de pruebas que detecten la presencia de dichas sustancias en el organismo, son consideradas como faltas de alto nivel de gravedad ante el orden judicial.

En el caso de las pruebas de alcoholemia

PRUEBA DE ALCOLEMIALa prueba de alcoholemia, consiste básicamente en la verificación del aire expirado a través de alcoholímetros autorizados. Dicha prueba, será realizada por agentes especializados en la vigilancia del tráfico.

En el caso de que también sea necesaria la realización de pruebas médicas más específicas, será el personal sanitario el que se verá obligado a informar de los resultados de dichas pruebas tanto a la autoridad judicial, como también a la Jefatura Central de Tráfico y a las autoridades municipales competentes.

Nos parece importante hacer énfasis de que en caso de que el conductor se niegue a realizar cualquiera de las pruebas anteriormente descritas y solicitadas según sea la ocasión, el agente de la autoridad podrá proceder de manera inmediata a la imputación de presunto delito contra la seguridad vial (Art. 383 del Código Penal).

Print Friendly
[Total:2    Promedio:5/5]

Escrito por 

Loroño Abogados es un bufete jurídico de letrados ubicado originariamente en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en todo el territorio español con presencia en despachos en Bilbao, Getxo, Barakaldo, Vitoria, Donostia, Pamplona Zaragoza, Las Palmas, Valladolid, Barcelona y Madrid.

    Encuentrame en :
  • facebook
  • flickr
  • googleplus
  • linkedin
  • pinterest
  • skype
  • twitter
  • youtube

Acerca de Loroño abogados

Loroño Abogados es un bufete jurídico de letrados ubicado originariamente en Bizkaia y en Madrid, atendiendo en todo el territorio español con presencia en despachos en Bilbao, Getxo, Barakaldo, Vitoria, Donostia, Pamplona Zaragoza, Las Palmas, Valladolid, Barcelona y Madrid.
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario